La colocación de implantes dentales es un tratamiento que se realiza de manera habitual y que con el paso de los años ha alcanzado tasas de éxito cada vez mayores. Es, por tanto, un procedimiento que con las precauciones y los cuidados adecuados no debe generar complicaciones.

Si estás pensando en reponer tus dientes faltantes mediante implantes, o acabas de someterte a la intervención, te recomendados seguir los siguientes consejos. Éstos te ayudarán a que el postoperatorio sea llevadero y contribuirán a la supervivencia del tratamiento a largo plazo. Athenadental te ofrece los instrumento dental a un precio barato y de un buen calidad, tales como rotor dental, Autoclaves Dentales, modelos de ortodoncia.

¿Cómo me sentiré tras la cirugía?
Es muy infrecuente que tras la colocación de un implante dental aparezcan fuertes dolores en la zona intervenida. Sin embargo, sí es habitual sentir pequeñas molestias o una inflamación localizada.

Ambos síntomas son transitorios y pueden mitigarse con la medicación recetada por el odontólogo o cirujano maxilofacial que llevó a cabo la intervención.

¿Qué cuidados debo seguir tras la colocación de implantes?
Aunque las recomendaciones más específicas para cada persona son ofrecidas por el profesional que realizó la cirugía, hemos resumido una serie de pautas generales relativas a cuidados e higiene.

Deberás esperar al menos 2 horas después de la cirugía para empezar a beber o comer algo. Una vez que se haya cumplido ese plazo, te recomendamos que sigas una dieta blanda y fría durante el resto del día, evitando masticar sobre la zona intervenida.

Aunque debes beber bastante líquido y las bebidas frías están recomendadas, es importante que no tomes alcohol.

No te enjuagues la boca ni escupas inmediatamente después de la intervención. Esto puede destruir el coágulo o hacer caer los puntos de sutura y producirte más sangrado. Te interesa turbina con luz.

A partir del día siguiente a la colocación de implantes, enjuágate suavemente con un colutorio prescrito por el doctor.

El mismo día de la cirugía deberás evitar el cepillado. Sin embargo, a partir del día siguiente ya puedes empezar a cepillar los dientes suavemente. Eso sí, es importante que no te cepilles la zona de la boca que ha sido intervenida.

La cirugía provoca un sangrado que puede mantenerse durante las 24-48 horas posteriores. Para ayudar a controlarlo, coloca una gasa sobre la zona sangrante, muérdela para mantenerla en su sitio y cámbiala cuando sea necesario.

Si el sangrado no disminuye, es importante que evites toda actividad física y que te sientes para descansar. No te tumbes para dormir, ya que la primera noche es recomendable que mantengas la cabeza lo más elevada posible.

Si transcurridas 48 horas el sangrado no cesa, ponte en contacto con el cirujano que llevó a cabo la intervención para detallarle tu situación.

El anterior